SUS OJOS


06 Dec


Sus ojos

por Liza Gabriela Nuñez 

Como en cualquier otra ocasión, los ojos de Marcos se posaban en los de ella; Ana, quien con sus ojos azules despertaba una gran y casi obsesiva admiración de su esposo de hace 13 años. Era aparentemente igual que siempre, divagaba sobre cómo los ojos de ella parecían una preciosa laguna en invierno y cómo se disipaba el color al llegar a la pupila. Envuelto en sus pensamientos, su alrededor se enmudecía incluyendo las palabras de ella.

Sin escuchar sus palabras y muchas veces sin en realidad querer hacerlo, la molestia de Ana sobre la situación se hacía evidente, pero en realidad no hay mucho que se pueda hacer. Sus ojos toman un brillo inusual y saltan alrededor de toda la habitación sin voltear ni una sola vez hacia Marcos. La ansiedad estaba presente en la forma en sus manos se frotaban una con la otra vigorosamente. Ajeno a las quejumbrosas palabras de ella, Marcos seguía con la mirada anclada en sus ojos y sus pensamientos girando en torno al día en que los vio por primera vez; el único ruido era el de sus recuerdos que hacía ya un tiempo no venían a la superficie.

Luego de un rato, ya no podía ignorarlo, la energética forma de gesticular de Ana y sus ojos a punto de romper en lágrimas daban el indudable indicio de que estaba molesta y por primera vez a Marcos realmente le importaba.

Sentada frente a él casi rendida y extenuada seguía pronunciando palabras que no llegaban a los oídos de él y por fin sus ojos, sus lagunas azules en invierno, se desbordaron en un río imparable de lágrimas. Y por fin, Marcos, se arrepentía de no poder escuchar la razón del llanto de ella y su pesar lo llevaba a arrepentirse de no haber tenido cuidado el día del accidente que lo dejó en una cama sin poder hacer más que abrir sus ojos.

Fin



Espero que les haya gustado, como siempre espero sus reseñas :)

28Apr
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO